Buscando el fresco en Quinto Real

Buenas noches!

Ayer domingo tocaba buscar una ruta en la que la temperatura nos dejara ciclar tranquilos, y para acertar de pleno, nos fuimos a Quinto Real, en concreto a Burdindogi.

La ruta que hicimos ya la he compartido aquí en una ocasión, pero mis dos compañeros de salida no la conocían, y disfrutaron de lo lindo. Burdindogi nunca falla! Mi objetivo desde que salimos, era éste:

Parece mentira pero en ésta subida, en la que alcanzamos casi los 1200 mts de cota máxima, se disfrute tanto. Creo que se goza tanto por el paisaje que tienes mires a donde mires, que ni los rampones más duros se atragantan.

Comenzamos aparcando los coches en el pueblo de Eugi, en concreto en el parking del hostal rural de mi amigo Fernando Goñi. Allí es buen punto de partida, tanto para echar el café al comienzo como el pintxo y la cerveza al final 🙂

Cogemos la carretera y nos dirigimos dirección Zubiri, y en cuanto vemos la presa del pantano, giramos a derechas y la cruzaremos, buscando el monte rápidamente. La teoría dice o se supone que la vuelta a un pantano será relativamente llana... aquí no se cumple. Un continuo sube y baja muy bonito, con pista en buen estado, pista en mal estado, sendero precioso en la ladera del monte, caballos, tiene de todo. Un poco de precaución en la senda final, puesto que está pelín expuesta y la caida hacia la derecha tiene que ser jodida 🙂

Una vez estamos ya casi a la altura del agua, pedalearemos por buena pista, que nos llevará hasta el parking de Burdindogi, en frente a la cantera que hay en la base de los puertos de Artesiaga y Urkiaga. Giro a derechas y cogemos la pista, con muy buen firme, en la que iremos ganando altura poco a poco. Es  muy llevadera, se sube bien a ritmo tranquilo, permitiendo la charla de la grupeta. En la parte final si que tiene un repechillo más duro, justo cuando una tablilla nos marque "Burdindogi" a mano derecha, en un desvío. Aquí será el tramo más duro, o al menos, a mí me lo parece.

Si hasta éste punto, la subida os ha parecido bonita, lo siguiente ya es TOP 🙂

Superado el punto de "máxima dureza" ya comentado, enseguida cogeremos senda a mano izquierda, justo detrás de una tablilla que indica subida "a pie" ubicada a mano izquierda en la pista. Una vez cogida la senda, toca disfrutar y disfrutar, mirar a ambos lados de la senda y gozar con el hayedo. Es un placer pedalear por aquí, creo que es el sitio más bonito en el que he estado, y por mucho que vaya, no creo que me aburra.

Senda continua con varias curvas de 180º que nos harán poner a prueba el equilibrio, ya que entre raices y piedras, la hacen en algunas zonas un poquito técnica, pero si trazamos bien, se supera sin echar pie a tierra.

Llega un punto en el que veremos una especie de cruce, tras subir un último rampón recto, bastante largo. Aquí lo suyo es seguir de frente y rodear hasta alcanzar la cima, pero nosotros giramos a izquierdas y subimos por donde es habitual bajar, teniendo que portear la bicicleta los últimos metros, que es zona con mucha piedra, tipo escalones.

Y el objetivo estaba cumplido, tocaba disfrutar de las vistas del pantano desde las altura. Encima estaba el día bueno y arriba se aguantaba bien, nada de frío (al salir de Eugi estabamos a 14º).

Barrita y para abajo, siempre OXYPRO

Ahora viene lo bueno para quien le guste bajar, un bonito descenso, todo por sendero, con curvas peraltadas, pequeños saltos y muy muy divertido. En poco rato nos presentamos a mitad de la subida, justo a los pies del último rampón duro que os he comentado, al final de la pista. Una vez cogida la pista, es decir, salimos del sendero por un último tobogán bastante "pico", y ya en la pista, giro a izquierdas para seguir bajando por donde hemos subido pisteando. En éste tramo, tuvimos la suerte de ver un ciervo, muy bonito el encontronazo. 

Y poco a poco, fuimos bajando hasta llegar al parking de Burdindogi. Y como andabamos bien de tiempo, nos acercamos, por carretera, por el puerto de Urkiaga, hasta la fábrica de armas de Eugi, actualmente en estado de restauración. Personalmente, creo que merece la visita, es una maravilla ver el río Arga en sus primeros metros de vida, muy limpio, en plan regata, precioso.

Y tras la rápida visita a la fábrica de armas, toca descender parte del puerto de Urkiaga y volver al punto de partida, todo por carretera, bastante transitada ayer por ciclistas.

Os dejo el pequeño video que monta Strava para ver un poco el recorrido que hicimos. Cómo he dicho, ésta ruta ya está publicada, así que aquí os dejo el enlace para descargar el track si quereís.

Y de paso, os dejo el vídeo que grabé junto a mi amigo Ismael por el mismo recorrido, pero en invierno.

Feliz semana!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *