Nuestra primera “La Indurain”… de lujo!!!

Buenas noches!

Por fin ha llegado el 22 de Julio, y hemos disfrutado de lo lindo en La Indurain. El día pintaba bien, amanecía con buena temperatura, poco viento y todo preparado para ir a Villava, junto a Ismael y Javi. 

Nada más llegar a Villava, mientras Ismael se ponía en la salida para poder ir adelante para hacer bien cómodo la marcha larga, Javi me acompañaba a la furgoneta de Sarribikes a hinchar las ruedas de mi WRC TSR 3, que estaban pelín justas.

Una vez hinchadas, hablar con bastantes caras conocidas, todos con ganas de empezar. Así que nos poníamos en la salida... pero casi atrás del todo, intentando evitar los enganchones de los primeros grupos, ya que tanto Javi como yo, nos desvirgabamos hoy en las marchas cicloturistas.

Arrancabamos, rumbo a Olaz, con el grupillo neutralizado pero la gente ya ansiosa de ir tomando posiciones delanteras. Nada más pasar Olaz, se encontraba el primer fotógrafo de la marcha, Ángel Sola, de ConorBikes.

Cogiamos la carretera de Aoiz, primera rotonda y se abría la "carrera". La gente nos pasaba como balas hacia adelante, y nosotros siguiendo el consejo de Ismael, cuidado con los enganchones en los primeros km. Sin llegar a Aoiz, primer castañazo gordo de un ciclista, allí lo estaba evacuando la ambulancia, al final de una cuesta abajo. Espero que no sea mucho y te recuperes pronto. 

Una vez rodeado Aoiz, comenzaban los tres primeros repechos de la mañana, finalizando cada uno de ellos con un túnel. El último se ha hecho largo y para quien no conocía el recorrido, les ha sorprendido.

Una vez pasado Oroz Betelu (decir que en todos los pueblos, los ánimos de la gente han sido tremendos, y se agradece), en dos o tres km llegaríamos a Olaldea, donde nos esperaba el primer avituallamiento de la jornada. Creo que ha sido de los mejores avituallamientos que he visto, había de todo, dulce, salado, mucho líquido... genial.

Tras comer y beber bien, tocaba coger la bici y seguir por el puerto, muy llevadero. En pocos km llegaríamos a Garralda, donde sabiamos que en breve nos tocaría un repecho pelín cabrón, largo que parecía no acabar. Una vez pasado éste repecho, tocarían una serie de toboganes que nos llevarian hasta la carretera que baja de Roncesvalles a Pamplona.

Ahora ya nos quedaba lo más fácil, sabiendo que estabamos ya en el "segundo tiempo". Pasar Mezquiriz era un trámite, puerto cortito en torno al kilómetro muy llevadero. La verdad que hemos pasado a mucha mucha gente subiendo, la gente iba ya cascadilla.

Pasado el puerto, un bonito descenso, largo, que nos llevaría poco a poco hasta los pies de Erro, donde tendríamos el último puerto de la jornada. Puerto de segunda categoría muy sencillo en el cual, en su cima, nos esperaba el último avituallamiento.

Una vez repostado, bajar el puerto y casi todo en terreno favorable, buscando los kilómetros finales que nos llevarían hasta Villava. Nos han adelantado varios grupos, muy numerosos algunos de ellos, que iban volando, rápido rápido.

Llegar a Huarte, cruzarlo y finalmente en Villava, atravesar el arco de meta, donde nos esperaban mi mujer, mi mocete, la novia de Javi y sus suegros. No hay mejor premio que en meta te esperen tus seres queridos, al menos para mí, es lo mejor.

Una mañana cojonuda en la que hemos disfrutado mucho, aunque yo he llegado petado de las cervicales, llevaba varios días sin andar y ésta noche, he estado con fiebre, asi que ni tan mal que he podido acabar.

A destacar la buena labor de Policia Foral en todos los cruces, señalizando de lujo todo lo que era necesario. Tambien un lujazo contar con Sarribikes como moto de apoyo en carrera, así como los coches oficiales de Shimano. Y de la organización, pues que decir, una maravilla, lo tienen todo muy atado y eso el producto de mucho trabajo en la sombra para que todo salga de 10 el día de la marcha.

Sólo un punto negativo, que ha sido al llegar a Villava desde Huarte, el último chico que estaba señalizando, nos ha indicado mal y mi amigo Javi ha librado de una ostia bastante maja, dandose un buen golpe con la acera... éste chico que estaba señalizando creo que hubiera estado mejor en casa, encima ha echado la culpa a quien ha colocado la señal. A ver corazón, si ves que la señal está mal puesta, ahí estás tu para corregir ese fallo, digo yo.

Y poco más que decir, me lo he pasado como un enano y cuando vas con buena compañía, los km se hacen mas llevaderos. Os dejo para finalizar el video de Relive para que veaís el recorrido. Cómo siempre, el GPS usado ha sido el Anima+ de TwoNav y la cámara de acción mi querida Olympus TG Tracker.

Feliz fin de semana!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *