Saltar al contenido

Semana I+D (regalo al final)

10 diciembre, 2016

Buenos días!

Ésta semana ha sido un poco extraña en cuanto a festivos y demás, a mí me tocaba de L a V completa de fiesta librando en el trabajo, y la tenía programada para hacer alguna salida larga con la bici, pero el fin de semana pasado una gastroenteritis muy potente me echó por la borda los planes…

Así que dos días los utilicé para ir con un amigo que ha empezado hace no mucho a andar con la bici, para que conociese algunas zonas de la cuenca de Pamplona, y otro, para hacer una rutilla experimental por Quinto Real.

El martes día 6 amanecía en Pamplona con mucho frío y bastante niebla. La idea era hacer una rutilla muy sencilla, subir al Tangorri y bajar a Aranguren, para volver por el valle de nuevo a casa. Xavi no conocía el Tangorri y tenía ganas de hacerlo, así que para allí que nos fuimos. Salimos para las 7:30, llevé el foco que cogí hace un par de años en alguna web china y… pues eso, china. Como hacía bastante frío, no duró la batería recién cargada ni 25 minutos… más vale que amaneció enseguida.

Aquí tenía yo la prueba de fuego, porque es una de las mayores pendientes que tenemos por aquí para subir, y quería probar si me apañaba con el monoplato, y el resultado, fue más que positivo. Sin problema alguno hasta arriba, incluso sin meter la paellera de 42, de lujo. El premio lo teníamos arriba en la cima, la cuenca de Pamplona estaba completamente cubierta por la niebla, y la «trasera» de la sierra Morena, parcialmente, con los Pirineos nevados al fondo.

La bajada a Aranguren la hicimos por el itinerario que hay preparado para «paseantes» que baja nada más pasar la valla de ganado a mano derecha. Había bastante barro en el primer tramo pero luego una vez cogida la pista, sin problemas. Conforme ibamos bajando, mucho frío, ya que nos adentrabamos en la niebla. Y desde Aranguren hacia Sarriguren por los Altos de Badostain. Sorpresa ya que la parte baja del camino, justo donde hay una casa en ruinas, lo han reparado y ahora no hay roderas y se sube/baja de lujo. Tuvimos bastante niebla como digo pero unas buenas «fotos» gracias a ella. Y vimos perdices, que Xavi no las había visto en «vivo y en directo» nunca.

El jueves día 8 la intención era ir al Bosque de las Hadas, que Xavi tampoco conocía, así que de nuevo quedamos a las 7:30 en Ripagaina y a las 7:40 cogimos a mi alma mater Fer (Timón) en Sarriguren. De ahí, con mucho mucho frío hacia Badostain, Altos de Badostain, Aranguren y Lakidain. Hasta aquí sin problemas, todo pista muy rodador y con buena compañía, el frio ni se nota 🙂 En Lakidain ya sabeís, rodeamos una casa con la inestimable visita de un pequeño perro blanco que tiene cara de asesino, te llega hasta el pedal pero de ahí no pasa… si quiere un 47 marcado entre los ojos, que se arrime un poco más xD

Fernando fue por delante en el sendero, y yo fui «marcando» a Xavi las zonas más complicadas del tramo. Fer tuvo un problema con la «tija pija» que solventamos al momento y para arriba. Exactamente no se de donde viene el nombre de «Bosque de las Hadas», pero el jueves, las hadas hicieron honor con su presencia. Conforme ibamos llegando al Potxe de Idoate (parte final del bosque) el sol se veía entre los pinos, y con la mezcla de la niebla chispeando… la visión era un verdadero espectáculo.

Una vez arriba, foto de rigor hacia Izagaondoa cubierto por la niebla y presidido por Izaga, la verdad que estaba muy bonito. Estos días merece la pena pasar frío sólo por las vistas. Fernando decidió hacer Góngora y Tajonar y nosotros de vuelta para el valle, ya que ibamos justicos de tiempo. La vuelta como siempre, pisteando hasta Sarriguren, a través de los Altos de Badostain.

Y ayer viernes, con el cuerpo ya recuperado al 100% y poder comer un poco «normal» y no tan de dieta para recuperar el estómago, me fui junto a mi amigo Ismael a Quinto Real, buscando nuevas zonas para preparar un tema que tengo ahí a vueltas…

Comenzamos en Eugi, en concreto desde el Hotel Rural Quinto Real, de mi amigo Fernando Goñi, ex pelotari profesional, también muy aficionado a la btt y la fotografía. Cuando venimos a ésta zona, me gusta aparcar aquí ya que el coche está como más protegido.

De aquí por carretera salimos dirección la presa del pantano. La cruzamos y ya nos metimos en el bosque, que está precioso. Y fuimos rodeando poco a poco el pantano. Puede dar la sensación que como das la vuelta al pantano… vas a pedalear por llano, llano mis cojones! Menudos repechones que encima, cubiertos de hojas, se hacen más duros aún. Creo recordar que alguno superaba el 20% de desnivel. Conforme vas haciendo ésta subida dura, ves que el camino pasa a ser senda y a mano derecha, hay una borda. Aquí hay que tener precaución, ya que se gira a derechas y empieza una bajada por sendero con muchísima piedra. Recomiendo desmontarse ya que una caída aquí… mal asunto, además de estar la senda muy expuesta. En el track ya lo he dejado marcado con waypoint. Es un tramo complicado con senda estrecha y con caída a mano derecha bastante fuerte. Una vez pasado el tramo malo, ya salimos a camino ancho que nos dejará justo en el parking de Burdindogi.

Aquí hicimos la subida al monte, que Ismael no conocía y me dijo que quiere volver ya que le encantó. La subida muy bien, llevadera, con sus repechos, curvas de 180 grados en senda, vaya, nada nuevo que no conozcamos. Llegamos hasta el punto donde hace dos semanas la nieve nos hizo parar, y subimos directamente hasta la cima del monte, sin rodearlo por detrás. Te evitas un buen rato pero hay que portear la bicicleta unos metros. Claro está que al llegar arriba, el premio está garantizado… os dejo una pequeña galería de muestra

La bajada la hicimos por la Magnun hasta la mitad para coger pista y vuelta al aparcamiento, y por carretera, de nuevo, hasta Eugi. Una bonita mañana en la que no tuvimos percances y quitamos el frío rápidamente. A continuación os dejo el mapa, perfil y track para que podaís descargar, como siempre 🙂

DESCARGAR TRACK

Y para terminar la semana I+D, os dejo un pequeño video de la jornada de ayer, todo grabado con la Olympus TG Tracker

Reproducir vídeo

Y por qué Semana I+D ??

Pues ha sido una semana de probatura de varias cosillas, para empezar, la modificación que me hizo Jon Bru en el estudio biomecánico de la WRC de Conor Bikes. Su ajuste fue muy claro, colocar una potencia de 80 mm en vez de 100 mm como llevaba de origen la bici. Así que los chicos de Conor me la cambiaron y ajustaron a las mil maravillas. Y las sensaciones han sido buenísimas, muchísimo mayor control de la bicicleta sobre todo bajando. Un acierto, éste Jon es un crack

Otra cosa que he probado ha sido el Camelback Mule NV, muy cómodo, y aunque le metas peso, en la espalda va perfecta y no carga nada. Y el panel NV es una maravilla, la espalda no se suda tanto como con una mochila que haga contacto directo con la espalda.

Y para terminar la I+D 🙂 he dejado para el final la nutrición. Como ya sabeís, la empresa Oxypro me envió un lote de productos para probar, y en éstas tres salidas, lo he hecho.

En las tres salidas, he llevado un botellín de 750 ml de bebida isotónica sabor limón. Me gusta mucho su sabor ya que no empalaga nada de nada, no te deja el sabor pastoso que por ejemplo la bebida de Isostar si lo hace. La medida es cazo y medio para medio litro de agua. Cierto es que desde que llevo isotónico en la bici, no tengo tanta hambre y como menos.

Para llevar en la bici, he llevado las barritas energéticas, y he probado los tres sabores que tengo, que son galleta, fresa y plátano. Para mi gusto, las mejores de sabor las de galleta. Las de fresa saben a «Palote» y las de plátano pues como su nombre indica, a plátano. Hablando de efectividad, pues las tres por igual, son muy dulces y de tamaño generoso, hasta para comer en un par de veces. Si que con el calor del cuerpo se ponen algo blandas, pero para comer sin ningún tipo de problema.

Y ayer tras acabar la rutilla, que al final aunque sólo fueron 20 km, se acumularon 1000 mts de desnivel positivo y mucha senda, me apetecía probar el recuperador de Oxypro. Fue llegar a casa y enchufarme un botellín de medio litro. Su sabor buenísimo de chocolate, me recuerda un montón a la proteina de gimnasio. Y si, se nota. El cansancio no es tanto y hoy tengo las piernas perfectas, sin ningún tipo de molestia.

Y aquí os dejo un regalo navideño de parte de los chicos de Oxypro… y es un pedazo de descuento del 25% adicional en web y acumulable a los ya existentes… a la hora de hacer el pedido, teneís que poner éste código: MRBTT

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies