Saltar al contenido

Las bicis de mi vida

21 abril, 2018

Buenas! 

Os habéis parado a pensar alguna vez, cuantas bicicletas han pasado por vuestras manos a lo largo de vuestra vida? Hoy lo he pensado yo fríamente y la verdad, no creía que habían sido tantas.

Desde que tengo uso de razón, la bicicleta ha sido mi mejor juguete, tengo el recuerdo de utilizarla siempre que podía, y de ser un objeto preciado, ha pasado a ser una forma de vida.

El primer recuerdo que tengo de «medio de locomoción» fue un triciclo naranja, con una pegatina de Repsol butano que le puse… creo que todos hemos tenido triciclo, me equivoco?

Ésta de aquí encima fue mi primera bicicleta, una BH de paseo de color rojo. Con ella, mi vecino Joaquín de Mendaza me enseñó a utilizarla sin ruedines… como si fuera ahora me acuerdo como acabé estampado contra la pared de cada la vecina… vaya viaje me metí. Fue el primero de muchos 🙂 No sé el origen de ésta bicicleta, pero tuvo mucho uso, pero mucho mucho.

La siguiente ya fue una de bicicross, que en aquellos años aquí no conocíamos el BMX. La compraron mis padres en Alonso, en Estella, de segunda mano, 7000 de las antiguas pesetas pagaron por ella. Aquello era otro mundo, frenaba de verdad, ruedas anchas para poder derrapar, saltar… y las rodillas como un mapa al final. La cambiamos porque ya me estaba pequeña.

La siguiente bicicleta fue otra de bicicross, una MENTOR, comprada en el ya fallecido Julian Sport, también en Estella. Era como una evolución de la TORROT, como más fina de tubería, en color blanco y rojo. Preciosa. Aquella bici no duró mucho, ya que a mi amigo Iosu le partí la suya saltando y se la tuve que dar.

Ya en 5º de EGB, con unos 10 años, vino a casa nueva montura, comprada en Lisarri, también de Estella. Una PEUGEOT amarilla alucinante, con espuma en el manillar y en la barra horizontal. Aquello nos flipaba, como si te protegiese en caso de caida contra el manillar. Lo único que ibas a hacer era romperte los dientes pero sin darte contra el hierro 🙂 Recuerdo que le pusimos hasta portabidón, y el bidón era del Banesto, equipo de moda en aquellos años.

Al año siguiente, aparecieron las mountain bike… parecían máquinas del futuro. Ruedas grandes, muchos piñones, tres platos… Siempre me ha gustado leer revistas de ciclismo, y por aquel entonces, con la paga me compraba la Bicisport. Te imaginabas montado en un bicho de aquellos, pero lo veías lejos, muy lejos. 

Creo que por acabar bien 6º de EGB, mis padres me regalaron mi primera BTT, comprada en Lisarri de Estella, una TNT modelo WISE GUY. 39000 pesetas de aquellas pagaron por ella. Lisarri me regaló un cuentakm de la marca SIGMA muy básico y un «triángulo» para llevar las herramientas. Tenía 21 velocidades con el Shimano 100 GS, neumáticos Hutchinson y era de color verde como con aguas negras… ni horas ni km que hizo aquella bicicleta. Impresionante!!!

Aquellos frenos tipo Cantilever frenaban muy bien, pero los «potenciábamos» utilizando unos «gorilas» de la marca Tektro, de colores brillantes anodizados. Los recordáis?

La siguiente BTT ya era más especial. La compramos en Pamplona, un sábado de Junio, el año no lo recuerdo. Fue en Ciclos Martín, la elegida era una BH TOP LINE amarilla, que pesaba muy poco. Era aluminio con la tubería muy gorda, que en aquellos tiempos tenía una competencia muy fuerte con Grisley en cuanto a formatos y geometrías. Los cambios ya eran superiores y bueno, era otro mundo. Lo que más recuerdo era la ligereza que tenía aquella bici.

Esa bici me duró bastante tiempo, hasta que la partí haciendo el calaveras. Rompió el tirante trasero, justo el que va entre el paso de la cadena. Bajando escaleras, en el antiguo frontón Lizarra de Estella. Como yo era ligerico pues eso… a cascarla el cuadro. Para sustituirlo y aprovechar el resto de componentes, me compré en Bicihobby cuando lo regentaba Miguel, un cuadro Kastle Degree (éstos acababan en una numeración que no recuerdo). Era un cuadro de acero que comparado con el de la BH, parecía de juguete. Por aquellos años, intercalaba el uso de ésta bici con una Monty B219 que compré también en Bicihobby.

En aquellos años la utilizaba tanto como para moverme por mi pueblo como para salir con ella al monte. Fue una temporada mala, aquella que os conté de la ansiedad, así que también la tuve un poco de lado. El final de ésta bici no recuerdo cual fue la verdad…

Unos años mas tarde, compré una nueva BTT, con frenos de disco mecánicos, en Ciclos Goñi, en Abejeras. 400 € pagué por ella y la tuve hasta hace unos años, que la terminé vendiendo para comprar mi primera bici de 29″. Recuerdo la QÜER WRC con mucho cariño, lo único malo eran los frenos, que se desajustaban cada salida, pero bueno, es lo que había.

Lo mejor que tenía para mi gusto era la suspensión, una RST GILA PRO, que aunque era una castaña, yo estaba acostumbrado a horquilla rígida y con ésta flipaba 🙂

Como he dicho, la vendí para comprar mi primera 29″, al poco de nacer mi hijo Lucas. La cogí en mis buenos amigos de Sarribikes, y la elegida fue una Bergamont REVOX LTD, un pepino con 30 velocidades en XT, horquilla de aire de Manitou, ruedas de 29… alucinante!!!!

Con ésta bici me empecé a aficionar de verdad al mountain bike puro y duro, era una bicicleta fiable y fue la que me animó a crear ésta web 🙂 en la que iría reflejando mis ruticas y demás cosas que os voy contando. Ésta bici estuvo conmigo dos años, hasta que la vendí por empezar un acuerdo de patrocinio con WRC Conor. Se la quedó un compañero de trabajo de mi buen amigo Ismael y aún a día de hoy, la veo circular por ahí, cosa que me alegra y me hace ilusión verla. A la par de la Bergamont, tuve también una bici de carretera, una Cannondale SAECO, réplica de Mario Cipollinni. No la tuve mucho tiempo, cuando nació mi hijo le hice a mi mujer la promesa de venderla rápidamente… ya que le da mucho miedo la carretera.

Y como he dicho, empecé un acuerdo con WRC Conor y me pusieron la WRC Racing 2017 NX, montaje en monoplato y bueno, de carbono. Que os voy a decir? Ni una palabra mala para ella, todo lo contrario, es una bici que me marcó mucho. La tuve en torno a medio año, hasta que la cambié por el mismo modelo pero con GX Eagle de SRAM (12 velocidades en monoplato).

Ésta nueva Racing tampoco me duró mucho, ya que se la quedó mi amigo Juan y yo cogí la WRC Thunder, que para mí, es EL PEPINO con mayúsculas. Carbono, doble suspensión, full XT… perfecta! Y también la combino con la WRC TSR 3 de carretera, montada en Ultegra al completo. Vamos, que estoy bien servido 🙂 

Y de las mejores cosas que me ha pasado en la vida, laboralmente hablando, por no decir la mejor. Bueno sí, lo digo, la mejor, fue la oportunidad de entrar a trabajar en la gran familia WRC Conor. Que más quiere el ciego que ver…. todo el día rodeado de bicicletas, puro placer, muchas veces no lo considero ni trabajo, la verdad. 

Así que ya veis las bicicletas que me han acompañado a lo largo de mi vida, lo que fue un juguete y afición, ha pasado a ser mi profesión y no se puede pedir más. Trabajar en lo que a uno le gusta, dicen que es complicado. Pues en mi caso, lo he conseguido y estoy feliz, no puedo decir otra cosa!!!!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies